La evolución de los contenidos de la última década en internet | Qué podemos aprender para mejorar nuestro contenido HOY

La evolución de los contenidos de la última década en internet

Recientemente, cumplió 9 años mi canal de YouTube Chadmaxblogs. Y pues es costumbre Youtuber hacer algo especial cada que cumples años en la plataforma, o por lo menos mencionarlo. Entonces hice este video, lo que me llevó a querer ver cómo había sido mi video del primer aniversario. No saben la divertida que me di viendo videos que hice a principios de la década pasada. El video es una recopilación de lo mejorcito que se había hecho en el canal durante el primer año. Tiene sentido.

Pero de ahí me seguí viendo videos de esas fechas y me puse a reflexionar mucho al respecto. En cómo había cambiado lentamente el contenido en mi canal, pero también en otros creadores más exitosos que también llevan mucho tiempo haciendo contenido para YouTube. Pasamos de hacer videos con el mero propósito de hacer reír (y pasarla bien) a un contenido más serio que busca aportar valor a la audiencia. Pensar en todo esto, me dio una buena perspectiva de las cosas. Me motivó mucho y me dio dirección de cierta manera. Además de muchas ideas que empecé escribiendo como una nota para mí y se terminó convirtiendo en este artículo.

¿Cómo ha cambiado lo que vemos en internet?

En 2010, gracias a Werevertumorro y otros canales similares, queríamos consumir puro videoblog. Puras payasadas que nos hicieran reír y se relacionaran con la vida cotidiana. Se recomendaba que los videos fueran de 5 minutos más o menos.
Después, debido a esta necesidad de que todo sea inmediato, surgió Vine. «Queremos que todo sea entretenido y al instante». Este contenido llegó y se fue como una estrella fugaz al nivel que que Vine dejó de existir. Y terminamos regresando al contenido más largo.
En la segunda mitad de la década de los 2010, hubo dos vertientes destacadas. Los millennials más maduros, gente de los 90s y 80s que empezaron a preferir contenido que aportara valor. Queríamos que nos dejara alguna enseñanza o información de provecho. Y si se podía que nos entretuviera en el proceso, mejor. Los adultos ya empezamos a ser más celosos con nuestro tiempo (tengo 30 años, soy un señor y sé de lo que estoy hablando), por lo que si vemos que algo es estúpido o que consideramos irrelevante, no lo consumimos. Nos vamos de los videos en los primeros minutos o incluso segundos del mismo si vemos que no va en una dirección que nos gusta. Buscamos aprovechar el tiempo incluso cuando estamos «perdiendo el tiempo».
Creación de contenidos
Por otro lado, los millennials más jóvenes y los centennials se fueron por otra vertiente. Estos jóvenes no conocen un mundo sin internet, lo tienen desde que se acuerdan. Siguieron con la corriente de la inmediatez de los contenidos, dando paso a un gran mercado de «stories«. Contenidos fugaces que no requieren mucha producción ni tiempo de consumo. Esto les dio un más fácil acceso a ser ellos quienes generaran el contenido sin tantos requisitos, y con un detalle muy importante. Es contenido que desaparece después. Estaban (están) en todos lados. Esto fue culpa de Snapchat, y se notaba cañón esta diferencia de generaciones. Los rucos como yo, acabamos aplicando el típico: «No le entiendo a esa chingadera».
Los jóvenes abrazaron esta tendencia de lo efímero, «existe ahora pero mañana ya no». También se enamoraron de la idea de que en cuestión de segundos, pueden ser ellos los protagonistas. Solamente hay que desbloquear el celular, abrir una app y empezar a grabar o transmitir. Ahora pueden generar una audiencia sin tener que hacer un guión, comprar una cámara, iluminación ni edición. Sólo unos cuantos clics, unos segundo hablando a su smartphone y listo, pueden tener vistas en el primer minuto.
En medio de ambas vertientes, la línea es confusa. Hay algunos millennials algo mayores que aún llegan a usar y crear este tipo de contenido fugaz. Y algunos centennials que se rehusan a seguir las tendencias y prefieren buscar el valor en otros contenidos.
En 2020 hemos visto cómo la primera tendencia, la de los contenidos más largos y que aportan valor, evolucionó hasta dar lugar a uno de is formatos favoritos del  momento, el podcast. El podcast se adaptó al estilo de vida apresurado de estos tiempos, pero sin ceder ante la demanda de «todo rápido». En su mayoría es solo audio que permite a la gente consumirlo mientras hacen otra cosa; Ejercicio, arte, limpiar, conducir. Cosa que no se puede hacer con los contenidos «de los chavos».

Los amantes de los efímero, terminaron ganando de cierta manera, llevando las «stories» a casi cada red social: Youtube Facebook, y messenger, Instagram y… ¿Whatsapp? ¿Qué?
El pionero de este formato nos dejó. Snapchat que por ahí anda negándose a morir por completo, fue olvidado para dar paso a Instagram como el nuevo rey de las «stories«.
Instagram es creo yo la red social más interesante, en cuanto a la brecha generacional se refiere. Representa en 2020, un punto medio entre chavos, «chavorucos» y rucos rucos. Un espacio donde nos podemos encontrar y coexistir. Cuando conoces a alguien de 20 años y le pides su Facebook, te van a ver feo, a juzgarte, decirte que eso es para señores y decirte que los puedes seguir en Instagram.

¡Una red social salvaje ha aparecido!

Poco a poco, los más jóvenes migraron, aunque no de manera definitiva, al fantasma de Vine. Como si hubiera regresado de la muerte pero mejorado y asiático. Tik Tok. Donde el contenido también es rápido, con cierta tendencia a utilizar música y bailar o hacer lipsync con audios graciosos.

Esto era terreno de los centennials hasta que llegó el virus que causó una pandemia y mandó a todo el planeta a quedarse en sus casas. La gente de todas las edades quería encontrar una manera de entretenerse y voltearon  «a ver qué están haciendo los chavos». Descubrieron Tik Tok y se les llenó de señores. Ahora esta generación puede experimentar los que sentimos nosotros cuando la década pasada nuestros padres hicieron lo mismo y descubrieron Facebook. Y tú espacio sagrado se llenó de tus tías y tu mamá te regañaba porque no la aceptabas en el «Feisbu».
Veamos a dónde termina migrando esta generación. Y del futuro de Tik Tok no les puedo decir mucho, porque tengo 30 años y yo a eso no le sé bien.
Por lo pronto, los millennials tenemos el podcast como nuestro nuevo contenido favorito. Poco a poco más y más gente lo consume y más y más creadores se animan a empezar el propio. Y todo estará bien por un tiempo, hasta que nuestros padres se aburran de Facebook y vengan a ver qué están haciendo «sus chavos». Empezarán a hacer sus podcast y tus tías te pedirán que las sigas. Tal vez ese sea el momento en el que baje Tik Tok.

A todos los creadores de contenido

Es una buena idea voltear hacia atrás, ver cómo ha cambiado lo que la gente consume, en cuanto el contenido y las plataformas. Como dije, esto les dará perspectiva y dirección. Que algo haya funcionado antes no significa que vaya a funcionar ahora, pero tampoco significa que nunca vaya a volver. Ahí tienen a Vine y a Tik Tok. Y si ponen suficiente atención, si analizan bien la historia del contenido y si tienen  un poquito de suerte, tal vez puedan adelantarse a la siguiente tendencia y ser ustedes los pioneros, los que marquen la pauta y los que se hagan virales.
Miremos al pasado para poder alcanzar al futuro. El truco es definir bien a tu audiencia. Si conoces bien quien te escucha o quien te ve, sabrás cuales son sus necesidades y gustos. Solo hay que saber ver las señales.
En mi caso fueron los videos que dejaron de tener vistas. Tenía que adaptarme a lo que mi audiencia quería ver. El videoblog no está muerto, pero no está en su mejor momento.
Está bien mantener tu esencia y ser auténtico. Pero adaptarse también es importante. Además, piénsalo: Tú no eres el mismo de antes, tu audiencia crece contigo. En mi caso, pensé: «Si yo ya no veo videos de gente que se pone pelucas para tratar de hacerme reír, ¿por qué seguirlos haciendo? ¿Qué es lo que veo ahora? ¿A qué tipo de contenido le dedico mi tiempo? ¿Quién soy yo hoy en día como creativo?». Y la respuesta a esas reflexiones es el rediseño de mi canal y mi nuevo podcast.
Produce algo que tú consumirías. Creo que esa es una muy buena regla.
Mira al pasado, analiza las tendencias, los comportamientos del presente, los acontencimientos de hoy y adáptate. Y si puedes, adelántate. Allá te alcanzamos los lentos.
Espero encuentres algo de valor en este artículo. Si es así, por favor compártelo con otros creadores, suscríbete a la lista de correos para crecer esta comunidad y sigue el podcast: «Creativo | Emprendedor | Geek» en tu plataforma de podcast favorita.
Eso es todo por ahora, ¡Chadmax out!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.